Orígenes de la Imprenta

La Imprenta, caballería

 de la revolución del conocimiento

 Es innegable que al hablar de los orígenes de la imprenta, el nombre que nos viene a la mente es el de Johannes Gutenberg, aunque él no inventó la imprenta…

Podríamos definir a Johannes Gutenberg,  como un emprendedor cuya idea de negocios llevó al mundo a una de las revoluciones más beneficiosas y pacíficas que se hayan visto: la del conocimiento; a pesar de que murió en total pobreza, su aporte a la humanidad trascenderá a todas sus vicisitudes.

El concepto de la impresión tiene sus orígenes en Asia Oriental alrededor del siglo II,  al desarrollar la impresión por Xilografía; este sistema de impresión consiste en grabar en planchas de madera las imágenes o textos a reproducir, para posteriormente entintar la madera y mediante presión transferirlo al papel (también recién desarrollado en China). Es obvio que no era posible reproducir muchos ejemplares por la poca resistencia de la madera.

El primer libro impreso conocido data del año 868 y fue descubierto en la cueva de Dunhuang en China en 1899; consta de un rollo de 16 pies de largo y un pie de alto, formado por hojas pegadas entre sí en un extremo.

A principios del siglo 13, más de 200 años antes de Gutenberg en Europa, los coreanos experimentan con los tipos móviles (caracteres prefabricados independientes o letras que se pueden arreglar en el orden correcto para un texto en particular y luego ser reutilizados para otro texto). A diferencia de los experimentos chinos anteriores con lo tipos móviles de cerámica, los coreanos desarrollaron el bronce, que es lo suficientemente fuerte para la impresión repetida, el desmantelamiento y restablecimiento de un nuevo texto.

Con esta tecnología los coreanos crean, en 1377, el primer libro conocido del mundo impreso con tipos móviles. Conocido como Jikji, es una colección de textos budistas, compilados como una guía para los estudiantes. Sólo el segundo de los dos volúmenes publicados sobrevive en la actualidad en la Biblioteca Nacional de Francia.

Los coreanos en este momento estaban utilizando la escritura china, por lo que tienen el problema de un número inmanejable de caracteres. Resuelven esto en 1443 con la invención de su propio alfabeto nacional, conocido como han’gul. Por una de las extrañas coincidencias de la historia es precisamente la década en la que Gutenberg está experimentando con tipos móviles muy lejos, en Europa, que ha contado con la ventaja de un alfabeto para más de 2000 años.

La Xilografía se desarrolla también en Europa, no está muy claro si por iniciativa propia o fue traída de China, El sistema se utilizaba para imprimir hojas sueltas como: estampas de santos, calendarios, naipes, entre otras. La técnica tuvo su auge con el uso de los tipos removibles y  hacia 1430 en Holanda y Alemania se imprimen los primeros libros xilográficos; para esas fechas ya se utilizaban los tipos o caracteres removibles de latón, cobre y plomo.

Si para 1430 ya se imprimían libros, ¿cuál fue el aporte de Gutenberg? Simple, su aporte fue tener como proyecto la posibilidad de hacer impresiones masivas de la Biblia (el best seller del momento), en menos tiempo y con la misma calidad de los libros hechos en los monasterios.

Conozcamos algo sobre la vida de Johannes Gutenberg. Nació en Mainz (Maguncia), en el suroeste de Alemania, hacia el año 1400, en el seno de una familia burguesa acomodada. Es bastante probable que recibiese aprendizaje como grabador o como orfebre, conocimientos que le resultaron de gran utilidad para el desarrollo de su invento.

Hacia 1438 estaba trabajando a pleno rendimiento en Estrasburgo en el desarrollo de su idea. Sabemos que esto es así porque, cuando uno de sus socios murió, dejó una deuda pendiente con Gutenberg que tuvo que resolverse mediante un proceso judicial cuyas actas se conservan; en ellas se habla de plomo, de una prensa y de varias matrices, y uno de los testigos hace mención de ellas como «de cosas relativas a la impresión». Se ignora hasta dónde llegó Gutenberg con sus experimentos en Estrasburgo, ciudad que abandonó en 1444.

En 1448 Gutenberg regresó a Maguncia, donde obtuvo un préstamo de 800 florines del rico comerciante Johann Fust. Un año después (1449) publicó el Misal de Constanza, primer libro tipográfico del mundo. Parece ser que Gutenberg se había propuesto la edición de 150 ejemplares de la Biblia, para lo cual necesitaba más capital. En 1452 volvió a acudir a Fust, al que de nuevo solicitó un préstamo de otros 800 florines. La edición del Misal debió ser un buen argumento para convencer a Fust de la viabilidad del proyecto; tanto es así que una de las condiciones del préstamo fue que Gutenberg tomara como aprendiz en su taller a Peter Schöffer, antiguo copista y dibujante de iniciales en París. El papel de Schöffer era actuar como “hombre de confianza” de Fust, así como aprender el nuevo sistema. Parece ser que Gutenberg calculó mal los tiempos de producción y en 1455 Fust solicitó la devolución del préstamo. Al no poderlo hacer efectivo tuvo que dar en pago el taller, con lo que se vio reducido a la indigencia. Fust y Schöffer le habían echado del negocio, pero podemos decir que obtuvo su pequeña venganza, pues para poder subsistir se dedicó a vender el secreto de su invento, con lo que parte del gran negocio (vender libros industriales como libros artesanales) se vino abajo. No obstante, siguió siendo una buena inversión, y en 1456 Fust y Schöffer publicaron la Biblia, conocida como la Biblia de las 42 líneas, (por ser éste el número de líneas por página), o Biblia de Gutenberg (aunque sus editores fueron Fust y Schöffer) en dos tomos. Se calcula que se llegaron a imprimir unos 180 ejemplares (45 en pergamino y 135 en papel). Las capitulares se hicieron a mano, siguiendo la técnica medieval de iluminación de manuscritos, por lo que cada ejemplar puede considerarse único.

 

A pesar de haberse develado el secreto, la Biblia de las 42 líneas fue un gran éxito editorial, y se vendió a muy buen precio a altos cargos del clero e incluso un ejemplar fue vendido al Vaticano. Gutenberg no percibió ni un florín. Murió en 1468 como un triste empleado del conde Adolfo de Nassau. Fue enterrado en la iglesia que los monjes franciscanos poseían en Maguncia. Esta iglesia fue destruida en 1793, y la tumba de Gutenberg desapareció con ella. Sobre su emplazamiento pasa actualmente una calle que, por ironías del destino, lleva el nombre de Peter Schöffer.

El gran logro de Gutenberg  fueron sus inventos, pues  le ayudaron a transformar los lentos, tediosos y artesanales procesos de impresión de su época en un proceso mucho más productivo.

Ahora, veamos cuáles fueron esos inventos:

1)    Sus conocimientos de orfebrería, le permitieron desarrollar un sistema rápido y simple de elaboración de los tipos móviles por fundición de metales en moldes. Elaborando cada letra, minúscula, mayúscula, signos de puntuación y lo más importante, garantizando que cada letra tuviese la misma altura.

2)    La utilización del latín como idioma de impresión facilitó el proceso de composición de palabras los idiomas Chinos y Árabe utilizan muchos caracteres y muy complicados para formas palabras.

3)    La utilización de diferentes tablillas como guía para armar las palabras, logrando una excelente alineación y espaciado de las letras individuales, así como la buena sujeción de las letras durante la transferencia de la tinta al papel.

4)    La transformación de una prensa de vinos a una prensa que ofrecía una presión uniforme y controlada en toda la hoja de impresión.

5)    Diseñar el proceso de impresión, de forma que permitiese completarla con otros colores e ilustraciones, dando origen a la composición o montaje que conocemos hoy en día. Este aspecto lo podemos apreciar en la elaboración de la Biblia, donde el texto se imprime en negro pero las primeras letras de cada párrafo son hechas a mano en otro color y además las páginas son adornadas con ilustraciones coloreadas a mano.

Aunque Gutenberg no inventó la imprenta, ni los tipo o caracteres móviles, sus inventos perfeccionaron el proceso de impresión al brindar la posibilidad de realizar múltiples impresiones; esto permitió el desarrollo de la producción de libros en forma masiva, originando una revolución cultural dentro de una sociedad que recién salía del oscurantismo y estaba ávida de conocimiento.

A nivel de los empaques, las invenciones de Gutenberg fueron los primeros pasos a los sistemas de impresión que hoy en día se utilizan para etiquetas, cajas, latas y empaques flexibles.

 

Videos:

Johannes Gutenberg y la imprenta .Genios e inventos de la humanidad.wmv

 

Bibliografía y Webliografía:


Gutenberg: The man of the millennium: http://www.gutenberg.de/english/erFindun.htm

The Cult: http://www.thecult.es/Arte/historia-del-grabado/De-la-xilografia-a-la-litografia.html.

Biografías y Vidas: http://www.biografiasyvidas.com/monografia/gutenberg/imprenta.htm

Portal planeta Sedna: http://www.portalplanetasedna.com.ar/la_imprenta.htm

History World.net:

http://www.historyworld.net/wrldhis/PlainTextHistories.asp?ParagraphID=fmf#ixzz3VmRQLBME.

Artes Gráficas G3: http://www.artesgraficasg3.es/una-historia-de-la-imprenta/

Wikipedia: www.wikipedia.com

Historia y Arqueología .com: http://www.historiayarqueologia.com/profiles/blogs/diez-textos-incre-bles-de-nuestro-pasado

 

Deja un comentario

Archivado bajo Impresión, Origenes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s