Archivo de la etiqueta: Gutenberg

Orígenes de la Imprenta

La Imprenta, caballería

 de la revolución del conocimiento

 Es innegable que al hablar de los orígenes de la imprenta, el nombre que nos viene a la mente es el de Johannes Gutenberg, aunque él no inventó la imprenta…

Podríamos definir a Johannes Gutenberg,  como un emprendedor cuya idea de negocios llevó al mundo a una de las revoluciones más beneficiosas y pacíficas que se hayan visto: la del conocimiento; a pesar de que murió en total pobreza, su aporte a la humanidad trascenderá a todas sus vicisitudes.

El concepto de la impresión tiene sus orígenes en Asia Oriental alrededor del siglo II,  al desarrollar la impresión por Xilografía; este sistema de impresión consiste en grabar en planchas de madera las imágenes o textos a reproducir, para posteriormente entintar la madera y mediante presión transferirlo al papel (también recién desarrollado en China). Es obvio que no era posible reproducir muchos ejemplares por la poca resistencia de la madera.

El primer libro impreso conocido data del año 868 y fue descubierto en la cueva de Dunhuang en China en 1899; consta de un rollo de 16 pies de largo y un pie de alto, formado por hojas pegadas entre sí en un extremo.

A principios del siglo 13, más de 200 años antes de Gutenberg en Europa, los coreanos experimentan con los tipos móviles (caracteres prefabricados independientes o letras que se pueden arreglar en el orden correcto para un texto en particular y luego ser reutilizados para otro texto). A diferencia de los experimentos chinos anteriores con lo tipos móviles de cerámica, los coreanos desarrollaron el bronce, que es lo suficientemente fuerte para la impresión repetida, el desmantelamiento y restablecimiento de un nuevo texto.

Con esta tecnología los coreanos crean, en 1377, el primer libro conocido del mundo impreso con tipos móviles. Conocido como Jikji, es una colección de textos budistas, compilados como una guía para los estudiantes. Sólo el segundo de los dos volúmenes publicados sobrevive en la actualidad en la Biblioteca Nacional de Francia.

Los coreanos en este momento estaban utilizando la escritura china, por lo que tienen el problema de un número inmanejable de caracteres. Resuelven esto en 1443 con la invención de su propio alfabeto nacional, conocido como han’gul. Por una de las extrañas coincidencias de la historia es precisamente la década en la que Gutenberg está experimentando con tipos móviles muy lejos, en Europa, que ha contado con la ventaja de un alfabeto para más de 2000 años.

La Xilografía se desarrolla también en Europa, no está muy claro si por iniciativa propia o fue traída de China, El sistema se utilizaba para imprimir hojas sueltas como: estampas de santos, calendarios, naipes, entre otras. La técnica tuvo su auge con el uso de los tipos removibles y  hacia 1430 en Holanda y Alemania se imprimen los primeros libros xilográficos; para esas fechas ya se utilizaban los tipos o caracteres removibles de latón, cobre y plomo.

Si para 1430 ya se imprimían libros, ¿cuál fue el aporte de Gutenberg? Simple, su aporte fue tener como proyecto la posibilidad de hacer impresiones masivas de la Biblia (el best seller del momento), en menos tiempo y con la misma calidad de los libros hechos en los monasterios.

Conozcamos algo sobre la vida de Johannes Gutenberg. Nació en Mainz (Maguncia), en el suroeste de Alemania, hacia el año 1400, en el seno de una familia burguesa acomodada. Es bastante probable que recibiese aprendizaje como grabador o como orfebre, conocimientos que le resultaron de gran utilidad para el desarrollo de su invento.

Hacia 1438 estaba trabajando a pleno rendimiento en Estrasburgo en el desarrollo de su idea. Sabemos que esto es así porque, cuando uno de sus socios murió, dejó una deuda pendiente con Gutenberg que tuvo que resolverse mediante un proceso judicial cuyas actas se conservan; en ellas se habla de plomo, de una prensa y de varias matrices, y uno de los testigos hace mención de ellas como «de cosas relativas a la impresión». Se ignora hasta dónde llegó Gutenberg con sus experimentos en Estrasburgo, ciudad que abandonó en 1444.

En 1448 Gutenberg regresó a Maguncia, donde obtuvo un préstamo de 800 florines del rico comerciante Johann Fust. Un año después (1449) publicó el Misal de Constanza, primer libro tipográfico del mundo. Parece ser que Gutenberg se había propuesto la edición de 150 ejemplares de la Biblia, para lo cual necesitaba más capital. En 1452 volvió a acudir a Fust, al que de nuevo solicitó un préstamo de otros 800 florines. La edición del Misal debió ser un buen argumento para convencer a Fust de la viabilidad del proyecto; tanto es así que una de las condiciones del préstamo fue que Gutenberg tomara como aprendiz en su taller a Peter Schöffer, antiguo copista y dibujante de iniciales en París. El papel de Schöffer era actuar como “hombre de confianza” de Fust, así como aprender el nuevo sistema. Parece ser que Gutenberg calculó mal los tiempos de producción y en 1455 Fust solicitó la devolución del préstamo. Al no poderlo hacer efectivo tuvo que dar en pago el taller, con lo que se vio reducido a la indigencia. Fust y Schöffer le habían echado del negocio, pero podemos decir que obtuvo su pequeña venganza, pues para poder subsistir se dedicó a vender el secreto de su invento, con lo que parte del gran negocio (vender libros industriales como libros artesanales) se vino abajo. No obstante, siguió siendo una buena inversión, y en 1456 Fust y Schöffer publicaron la Biblia, conocida como la Biblia de las 42 líneas, (por ser éste el número de líneas por página), o Biblia de Gutenberg (aunque sus editores fueron Fust y Schöffer) en dos tomos. Se calcula que se llegaron a imprimir unos 180 ejemplares (45 en pergamino y 135 en papel). Las capitulares se hicieron a mano, siguiendo la técnica medieval de iluminación de manuscritos, por lo que cada ejemplar puede considerarse único.

 

A pesar de haberse develado el secreto, la Biblia de las 42 líneas fue un gran éxito editorial, y se vendió a muy buen precio a altos cargos del clero e incluso un ejemplar fue vendido al Vaticano. Gutenberg no percibió ni un florín. Murió en 1468 como un triste empleado del conde Adolfo de Nassau. Fue enterrado en la iglesia que los monjes franciscanos poseían en Maguncia. Esta iglesia fue destruida en 1793, y la tumba de Gutenberg desapareció con ella. Sobre su emplazamiento pasa actualmente una calle que, por ironías del destino, lleva el nombre de Peter Schöffer.

El gran logro de Gutenberg  fueron sus inventos, pues  le ayudaron a transformar los lentos, tediosos y artesanales procesos de impresión de su época en un proceso mucho más productivo.

Ahora, veamos cuáles fueron esos inventos:

1)    Sus conocimientos de orfebrería, le permitieron desarrollar un sistema rápido y simple de elaboración de los tipos móviles por fundición de metales en moldes. Elaborando cada letra, minúscula, mayúscula, signos de puntuación y lo más importante, garantizando que cada letra tuviese la misma altura.

2)    La utilización del latín como idioma de impresión facilitó el proceso de composición de palabras los idiomas Chinos y Árabe utilizan muchos caracteres y muy complicados para formas palabras.

3)    La utilización de diferentes tablillas como guía para armar las palabras, logrando una excelente alineación y espaciado de las letras individuales, así como la buena sujeción de las letras durante la transferencia de la tinta al papel.

4)    La transformación de una prensa de vinos a una prensa que ofrecía una presión uniforme y controlada en toda la hoja de impresión.

5)    Diseñar el proceso de impresión, de forma que permitiese completarla con otros colores e ilustraciones, dando origen a la composición o montaje que conocemos hoy en día. Este aspecto lo podemos apreciar en la elaboración de la Biblia, donde el texto se imprime en negro pero las primeras letras de cada párrafo son hechas a mano en otro color y además las páginas son adornadas con ilustraciones coloreadas a mano.

Aunque Gutenberg no inventó la imprenta, ni los tipo o caracteres móviles, sus inventos perfeccionaron el proceso de impresión al brindar la posibilidad de realizar múltiples impresiones; esto permitió el desarrollo de la producción de libros en forma masiva, originando una revolución cultural dentro de una sociedad que recién salía del oscurantismo y estaba ávida de conocimiento.

A nivel de los empaques, las invenciones de Gutenberg fueron los primeros pasos a los sistemas de impresión que hoy en día se utilizan para etiquetas, cajas, latas y empaques flexibles.

 

Videos:

Johannes Gutenberg y la imprenta .Genios e inventos de la humanidad.wmv

 

Bibliografía y Webliografía:


Gutenberg: The man of the millennium: http://www.gutenberg.de/english/erFindun.htm

The Cult: http://www.thecult.es/Arte/historia-del-grabado/De-la-xilografia-a-la-litografia.html.

Biografías y Vidas: http://www.biografiasyvidas.com/monografia/gutenberg/imprenta.htm

Portal planeta Sedna: http://www.portalplanetasedna.com.ar/la_imprenta.htm

History World.net:

http://www.historyworld.net/wrldhis/PlainTextHistories.asp?ParagraphID=fmf#ixzz3VmRQLBME.

Artes Gráficas G3: http://www.artesgraficasg3.es/una-historia-de-la-imprenta/

Wikipedia: www.wikipedia.com

Historia y Arqueología .com: http://www.historiayarqueologia.com/profiles/blogs/diez-textos-incre-bles-de-nuestro-pasado

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Impresión, Origenes

El Papel, Una historia bien entrelazada

No es sorpresa que el desarrollo del papel esté relacionado directamente al desarrollo de las principales civilizaciones de la humanidad.

El papel que conocemos hoy en día tiene como materia prima la celulosa, que es fibra de madera, pero pudiéramos decir que el papel tuvo sus inicios con el Papiro y el desarrollo de la cultura Egipcia alrededor del 2400 A.C.

El papel de papiro es fabricado cortando el tallo de la planta de Papiro para luego prensarlo con la finalidad de extraer la savia y otras sustancias líquidas; posteriormente se disponían en láminas horizontales intercaladas con láminas verticales y se volvía a prensar con la finalidad de que la misma savia actuase como adhesivo al secarse; luego se le daba lisura frotándolo con una concha o pieza de marfil.

El  papiro comenzó a rivalizar en los años 1500 A.C.  con el uso del pergamino, y su uso decayó al declinar la antigua cultura egipcia, siendo sustituido como soporte de escritura por el pergamino, aunque el papiro era un material más fácil de conseguir; tenía la desventaja de ser frágil y perecedero en las regiones menos húmedas tal como en Egipto.

El pergamino es un material hecho a partir de la piel de una res u otros animales. Ya desde los tiempos antiguos se había utilizado el cuero como soporte de escritura; en varios países utilizaron piel de animal: los egipcios, los judíos, los asirios y los persas. Pero solamente alrededor del siglo III AC., se inició un nuevo tratamiento del cuero, de forma que se adoptase mejor para recibir la escritura. Tal innovación sucedió en Pérgamo, por lo tanto el pergamino es un “papel” de piel animal convertida en hojas aplanadas y lisas que permitían su utilización óptima como material de escritura. Según la tradición, se atribuye a la cultura Griega y en especial a la biblioteca del rey de Pérgamo el mérito de haber convertido en uso público la utilización del pergamino como soporte de escritura.

Entre las principales ventajas que tenía el Pergamino sobre el Papiro tenemos: no dependía de una planta exclusiva de Egipto, su conservación era más fácil ya que no dependía de estrictas condiciones de humedad y podía ser escrito por ambos lados; la única desventaja que presentaba el pergamino respecto al papiro era su costo; aun así su alto costo hizo que no sustituyeran el uso de los rollos de papiro durante bastante tiempo.

Tras la extensión del control de Roma sobre el mediterráneo, el pergamino y el papiro  llegan al imperio Romano; en los comienzos del siglo II, el pergamino era ya de uso corriente y fue en el periodo del Bajo Imperio cuando desplazó definitivamente al papiro que aún subsistía, pues era mucho más barato y fácil de conseguir. En realidad los romanos no dejaron de utilizar el papiro después de la inclusión del pergamino, sobre todo para escrituras que consideraban menos importantes, como cartas y algunos otros documentos. Sólo los libros y textos jurídicos de gran importancia se venían escribiendo en pergamino.

Según la tradición, el primero en fabricar papel, en el año 105, fue Cai Lun (o Tsai-lun),  [50 D.C.-121 D.C.], el gran inventor del papel. Se conoce que a la edad de 15 años fue enviado a la corte del emperador chino Hedi (o Ho Ti) para servir como un eunuco. Fue ascendido varias veces debido a su diligencia, ingenio y eficacia

El material empleado fue probablemente cáñamo, retazos de seda  y corteza de morera mezclados con agua, y dejando macerar hasta conformar una pulpa. El papel se forma decantando esa pulpa por un tamiz y permitiendo el drenado del agua; de esta forma se origina una capa húmeda de pulpa con fibras entrelazadas; posteriormente se seca al sol bajo presión para extraer el máximo de agua.

La tecnología de la fabricación del papel chino fue un secreto bien guardado por siglos; fue llevado dentro de sus procesos de expansión a Japón y Corea en el siglo V, luego durante las dinastías Sui y Tang  avanzó hacia el oeste a lo largo de las famosas rutas comerciales de las seda, cruzó Turquestán, Persia y Siria;  para finales del siglo V el papel era utilizado en toda Asia Central.

En el año 751 D.C. se llevó a cabo la batalla del Talas entre el ejército Turco-Otomano y el ejército Chino, la cual con el triunfo de los árabes se detiene la expansión en Asia Central del Imperio Chino bajo la dinastía Tang. Entre los botines de guerra que obtuvieron los Árabes bajo confesión de prisioneros Chinos, fue el secreto de la tecnología en la fabricación del papel.

La primera fábrica de papel en el mundo Islámico se establece en la ciudad de Samarkanda usando el abundante lino local y cáñamo para producir un papel suave y de fibrosa apariencia.

En el año 795 se construyó otra fábrica en la ciudad de Bagdad, usando fabricantes chinos de papel. Los árabes fueron introduciendo varias innovaciones, incluyendo medidas estándares y colores. Desde allí se extendería un arte perfecto hacia el norte de África. Curiosamente, el papel apareció en Egipto –país creador del papiro- alrededor del año 800 D.C. (700 años después de que el papel fuera creado por el chino Tsai Lun), iniciando los egipcios su fabricación 100 años después.

La tecnología de la fabricación del papel tomó 500 años para pasar de Samarkanda a Europa; la producción de papel llega a Europa cuando España es conquistada por lo Moros. El primer taller fue fundado en Córdoba en 1036, seguido por otro en Xátiva (Játiva) en 1144. En ese tiempo España fue el principal centro de enseñanzas clásicas, de la medicina y matemáticas, por eso el papel jugó un rol significante. Posteriormente es en Italia donde encontramos la fabricación del papel, y se piensa que su llegada tuvo relación con la Cruzadas.

Las fábricas italianas proliferaron también a partir del siglo XIII, siendo especialmente famoso el de la Villa de Fabriano o las de Bolonia, Prato, Toscana, Génova, etc. y el uso del papel terminó por imponerse definitivamente en toda Europa.


A mediados del siglo XV, acontece un invento que va a revolucionar el mundo de la comunicación masiva de ese siglo, y no es más que la imprenta. Este hito significó el abaratamiento de la impresión de libros, estimuló la fabricación de papel, el desarrollo de la alfabetización y a nivel del empaque da inicio a una función primordial del mismo, como es la comunicación Marketing vía empaque. No está muy claro realmente quién fue el padre de la imprenta pero es un hecho notorio que Johannes Gutenberg en 1456 logró imprimir aproximadamente 150 ejemplares de su famosa Biblia.

La expansión del uso del papel como medio de comunicación masiva llegó al nuevo continente a través de los españoles en 1580 cerca de la ciudad de México, y el primer taller de papel en Norte America, se estableció en Pennsylvania.

Un gran salto en el desarrollo industrial del papel lo aportó el científico francés  René de Réaumur que, durante sus estudios sobre los  insectos durante los años 1734-1742,  vio una especie de avispa que ahora llamamos la “avispa de papel”. Estos insectos estaban mascando la madera, no comiéndola exactamente, pero masticándola, y escupiendo para la formación de nidos. No muy bonito, Réaumur pudo haber pensado, pero muy interesante. Le pareció que las avispas estaban fabricando papel a partir de la madera.

De alguna manera, Réaumur había tropezado con el secreto de la fabricación de papel: la madera podía ser convertida, al igual que los otros materiales orgánicos, en papel. Esta idea fue aprovechada más tarde para la obtención de la pulpa de papel.

El inventor de la primera máquina de producción de papel de forma continua fue un soldado francés e ingeniero mecánico que trabajaba en la editorial Didot: Nicholas Louis Robert.

En 1799, Robert patentó la primera máquina para producir “papel continuo”. Después de una serie de disputas legales y financieros de Saint-Léger Didot, Robert perdió el control de su patente. La máquina fue enviada a Inglaterra en la Francia postrevolucionaria. La invención de Robert se convirtió en el núcleo de la máquina Fourdrinier, la base para la fabricación de papel moderna.

En 1804 los inventores ingleses Henry y Sealy Fourdrinier, hijos de un fabricante de papel, compraron las patentes de la máquina de papel inventada cinco años antes en Francia por Louis-Nicolas Robert.

Los Fourdriniers contrataron al  ingeniero y fabricante inglés Bryan Donkin para realizar modificaciones del diseño de Louis-Nicolas Robert. El 14 de agosto 1807 Henry y Sealy Fourdrinier y John Gamble (cuñado de Louis-Nicolas Robert) se les concedió una nueva patente británica para la invención de la fabricación de papel por medio de máquinas. Aunque la máquina de los hermanos Fourdrinier se basa en las ideas de Robert muchos cambios fueron necesarios para que funcionara, por lo que los hermanos Fourdrinier perdieron una gran fortuna, pero se ganaron un renombre en la historia ya que las máquinas de hoy en día mantienen los mismos principios.

El principio de la máquina de los hermanos Fourdrinier se basa en que la pasta de pulpa de madera diluida en agua es depositada sobre una tela metálica sin fin con movimiento horizontal permitiendo que las fibras se intercalaran una con otra a la vez que se escurre el agua; posteriormente se retira más agua pasando la pasta entre rodillos y por último la pasta resultante se seca sobre rodillos calentados y se enrolla en  bobinas; este principio es el mismo que hoy en día existe.

A partir del desarrollo en la fabricación del papel, impulsado por la demanda de libros y otros impresos, se requería de mayor cantidad de materia prima (pulpa) y fue en el año de 1850 cuando el Alemán Friedrich Gottlob Keller, basado en las ideas del científico francés René Antoine Ferchault de Reaumur de que el papel se podría hacer de los árboles, desarrolló una máquina de afilado de madera que podría extraer las fibras de los árboles y de esta forma inventó un método mecánico para obtener papel a partir de la pulpa de madera y reemplazar por completo el uso de textiles en la fabricación del papel. El método fue perfeccionado más tarde por las técnicas de obtención de pulpa.

Keller se asoció con un fabricante de papel, Heinrich Voelter, para solicitar la patente; luego Voelter comenzó la construcción de la máquina a gran escala, y en 1848, la primera de varias máquinas de molienda de madera fue producida con buenas cualidades para la impresión; por eso eran ampliamente utilizados para los periódicos o diarios.

Hacia 1852, Meillier descubrió la celulosa y en 1866, el norteamericano Benjamin Tilghman desarrolló el proceso de la pulpa química por Sulfito. Este proceso dominó la fabricación de pasta hasta que en 1937 el químico alemán CF Dahl desarrolló la fabricación de pasta Kraft (de la palabra alemana que significa “fuerte”) que es vigente hoy en día.

El proceso al sulfito fue el método químico más utilizado hasta los años 30, momento en el cual pasó a ser desplazado por el proceso Kraft, debido a la calidad de la pulpa y del costo específico del proceso de fabricación y blanqueo, aunque en la actualidad se produce por este método alrededor de un 10% de la producción mundial.

Los papeles obtenidos por los procesos químicos son los más utilizados en el mundo del empaque por sus resistencias mecánicas, como son los papeles Kraft para las cajas corrugadas y los cartones finos.

Desde los años 30, todos los esfuerzos convergerían hacia la búsqueda del perfeccionamiento de máquinas y técnicas, la renovación de materiales y la disminución de los tiempos de producción.

Ya el papel no es sólo el sustento de la creación literaria, científica o artística; tiene que ver con el empaque de nuevos productos, la conservación de alimentos frescos, la higiene y la salud.  El consumo crece sostenidamente amenazando nuestros principales recursos forestales e hídricos. Afortunadamente también hay un auge en la conciencia sustentable que solapado al desarrollo tecnológico nos permite incrementar el uso del papel reciclado, reducción de peso y espesores sin comprometer el desempeño de los papeles, así como mejoras e incrementos en la productividad forestal.

Bibliografía y Webgrafía

1) Technical Association of Pulp and Paper Industry http://www.tappi.org/paperu/all_about_paper/paperHistory.htm

2) Silvie Turner. “Appendices. A Short History of Papermaking.” Which Paper?. Ed. Design Press. New York: 1991. 114-116.

3) Asociación de fabricantes de Celulosa y Papel de Argentina:  http://www.afcparg.org.ar/?pag=historia.asp

4) Diplomado Envapackhttp://www.envapack.com/diplomado

5) Wikipedia: www.wikipedia.com

6) Discovery channel: http://www.tudiscovery.com/experiencia/contenidos/papel/

7) La gran época.com http://www.lagranepoca.com/23808-cai-lun-crea-primera-hoja-papel-china-hace-1900-anos

8) Papel hall organization: http://www.paperhall.org

9) American Forest & Paper Association:  http://www.afandpa.org/HistoryofPapermaking.aspx

1 comentario

Archivado bajo Celulósicos, El Papel